Lukashenko dice que enemigos que combatió Kazajistán son los mismo que enfrentó la URSS

0
346

Minsk, 15 ene. (Sputnik).- El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, declaró este sábado, en una reunión con miembros del contingente de la paz que completó su misión, que Kazajistán se enfrentó a un intento de injerencia externa en sus asuntos internos, y esa amenaza resulta igualmente actual para los países del espacio de la antigua Unión Soviética.

“Entendemos que los sucesos en nuestra república fraternal son otro intento de injerencia externa en los asuntos internos de Estados independientes, y las amenazas que enfrentó Kazajistán son comunes para la mayoría de los países del espacio postsoviético”, dijo Lukashenko, citado por la agencia Belta.

El líder bielorruso señaló que la operación de la paz de la de la Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva (OTSC) en Kazajistán resultó exitosa.

Lukashenko afirmó que Kazajistán sufrió un ataque coordinado de grupos terroristas que recibieron un entrenamiento previo y contaban con una experiencia de combates.

Según el mandatario, el envío de las tropas de paz de la OTSC permitió evitar que en ese país tuviera lugar una llamada “revolución de colores”.

El líder bielorruso considera que uno de los objetivos de los organizadores de los disturbios consistía en agudizar la situación en todo el perímetro de las fronteras rusas, para debilitar de esa manera a Rusia.

La situación en Kazajistán se desestabilizó el 2 de enero, con el estallido de protestas por el alza de los precios del gas licuado de petróleo en el suroeste del país.

Más tarde las protestas se extendieron a otras zonas del país, en particular a Almaty, la ciudad más grande de la república.

Las autoridades del país declararon la emergencia nacional hasta el 19 de enero y lanzaron una operación antiterrorista. Según datos de la ONU, cerca de 1.000 personas resultaron heridas.

El Ministerio del Interior kazajo informó de 17 policías muertos y más de 1.300 heridos.

El 5 de enero, el presidente Kasim-Yomart Tokaev aceptó la dimisión del Gobierno y asumió la jefatura del Consejo de Seguridad Nacional. En la primera reunión de este órgano Tokaev caracterizó la situación como un intento de socavar la integridad del Estado kazajo e informó que pidió ayuda a la OTSC “para eliminar la amenaza terrorista”.

La organización, que aglutina a Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán, Rusia y Tayikistán, respondió de inmediato a su solicitud y el primer contingente llegó el 6 de enero.

El 7 de enero, el presidente Tokaev declaró que los terroristas, algunos llegados del exterior, seguían oponiendo resistencia y dio la orden de eliminar a aquellos que no deponían las armas.

El 13 de enero, la OTSC dio por concluida su misión de paz en Kazajistán y procedió a una retirada gradual que se completará en diez días. 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here