Cuatro razones para ser prudentes antes de llamar al litio el “oro blanco”

0
1060

(DepreEconomica) El litio, un mineral blando y plateado, está en el centro de la transición energética. A medida que los países de todo el mundo se esfuerzan por avanzar hacia economías más ecológicas, necesitan baterías recargables. Estas se utilizan para propulsar vehículos eléctricos y almacenar energía procedente de fuentes renovables, como la eólica y la solar. El litio, componente esencial de estas baterías, así como de las de los dispositivos móviles portátiles, actúa como medio de almacenamiento de energía.

A pesar de contar con las mayores reservas de litio del mundo, la mayoría de países de América Latina, excepto Chile, no pueden extraerlo debido a los problemas de inversión y a las difíciles condiciones geográficas. 

A continuación, cuatro razones para ser prudentes antes de llamar al litio el ‘oro blanco’ hoy en día:

1. La mayor parte del beneficio de la industria del litio procede de una larga cadena de valor que crea baterías de litio. Es probable que los países que se limitan a extraer y exportar litio tengan unas ganancias potenciales limitadas. En la elaboración de una célula de batería de iones, el 40 % del coste procede de las materias primas necesarias para fabricar el cátodo. En el cátodo interviene, por supuesto, el litio, pero también otros metales refinados diversos. Los 10 principales fabricantes de baterías para vehículos eléctricos (VE) por cuota de mercado tienen su sede en países asiáticos, concentrados en China, Japón y Corea del Sur. Los tres principales fabricantes de baterías -CATL, LG y Panasonic- suman casi el 70 % del mercado de fabricación de baterías para VE. Los países latinoamericanos tendrían que invertir significativamente en I+D para mantener en casa partes más grandes de la cadena de valor y poder obtener beneficios significativos.  

2. La extracción y producción de carbonato de litio apto para baterías requiere importantes inversiones. Estimaciones recientes de expertos en litio de Roskill han calculado que los costes marginales de producción de litio refinado, tanto de carbonato como de hidróxido, oscilarían entre 6.000 y 8.000 dólares/t hasta 2036. Esto podría explicar por qué sólo unos pocos países han sido capaces de extraer litio. En la actualidad, cuatro explotaciones de minerales en Australia, dos explotaciones de salmuera en Argentina y Chile, y dos explotaciones de salmuera y una de minerales en China representan casi toda la producción mundial de litio.

 3. La producción de litio tiene importantes costes medioambientales y sociales. La mayor parte de la producción latinoamericana procede de salmueras con ecosistemas frágiles. La extracción de litio a partir de salmueras en Sudamérica está asociada a la preocupación por la contaminación de las cuencas hídricas locales. 

4. El conjunto de países y lugares con recursos identificados se está ampliando rápidamente. Los altos precios están creando incentivos para encontrar nuevos recursos de litio. Según el Servicio Geológico de Estados Unidos, los recursos de litio identificados pasaron de 53 millones de toneladas en 2018 a 89 millones de toneladas en 2022, un aumento del 41 % en solo 5 años. En otras palabras, la oferta tiene potencial para crecer y repercutir en los precios. Además, existe un sector creciente de reciclaje de litio. Unas 25 empresas de Norteamérica y Europa reciclan baterías de litio o tienen previsto hacerlo. 

Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí