“Chile es una democracia triste y anémica”, opina excandidato presidencial Enríquez-Ominami

0
178

Lucía Barrios

Ciudad de México, 3 dic (Sputnik).- Chile es una democracia “triste y anémica” que está “amenazada” por la ultraderecha, opinó el excandidato presidencial y uno de los fundadores del foro político y académico de la izquierda latinoamericana Grupo de Puebla, Marco Enríquez-Ominami, en diálogo con la Agencia Sputnik.

“En el caso de Chile es una democracia triste, anémica. Votó poca gente, lo más grave es la tristeza democrática. Después el extremismo de derecha hace su trabajo, va tan lejos en el insulto, amenaza, en la dirección del miedo, que produce alguna parálisis, no en nosotros porque seguimos produciendo pensamiento, pero sí en el resto (…) Tengo la impresión de que Chile es una democracia amenazada por la derecha”, afirmó a esta agencia Enríquez-Ominami.

Las declaraciones de Enríquez-Ominami se refieren al resultado de las elecciones de primera vuelta en Chile.

En esa contienda electoral, que se realizó el 21 de noviembre, el líder del Partido Republicano (ultraderecha), José Antonio Kast, obtuvo el primer lugar con 27,9 por ciento de los votos, seguido por el abanderado del bloque de izquierda Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, con un 25,8 por ciento.

Ambos deberán medirse en el balotaje del 19 de diciembre.

Enríquez-Ominami consideró que en las elecciones de Chile “hay dos mareas”, una referida a la “justicia social”, que pide una nueva Constitución con más derechos y otra que habla del “orden”, encabezada por Kast.

“Creo que hay una pelea entre el orden y el cambio que se va a ver dentro de unas semanas más. ¿Cuál va a ganar, el cambio y unidad o el orden o desorden? Creo que ese es un dilema falso. Los chilenos no estamos enfrentados al desorden. Creo que el dilema es muy claro: es que no hay orden sin justicia social. La extrema derecha logró divorciar el orden de la justicia social, plantea que es o justicia social u orden, pero está equivocada, van juntos”, agregó.

Por otro lado, se refirió a la situación de la izquierda en América Latina.

“Creo que hay una ola de esperanza mezclada con un poco de preocupación. Por un lado, hay un triunfo de una mujer en Honduras, pero por otro observo una extrema derecha que hace su camino a pasos agigantados. Creo que hay que participar de ese debate. El Grupo de Puebla tiene documentos, liderazgos. América Latina no puede quedar secuestrada por este modelo de derecha”, reflexionó.

Consideró que las propuestas de más Estado, representadas por el progresismo, se pierden frente a “a afirmaciones falsas, populistas e irresponsables de la extrema derecha, que sostiene que el Estado tiene que ser invisible”.

“¿Quién vacunó en América Latina? ¿El Estado o el mercado? Lo hizo el Estado. Entonces nos ocupa el debate público”, agregó.

Las declaraciones de Enríquez-Ominami sucedieron en el contexto de la celebración de la cumbre del Grupo de Puebla, que se realizó el martes y miércoles en la Ciudad de México.

Entre los asistentes a la cumbre se encuentran Fernando Lugo, expresidente de Paraguay (2008-2012), el exmandatario del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, (2004-2011), el ex jefe de Estado colombiano Ernesto Samper (1994-1998), el de Ecuador, Rafael Correa, (2007-2017), y la exmandataria brasileña Dilma Rousseff (2011-2016).

A su vez, los presidentes Alberto Fernández, de Argentina, y Luis Arce, de Bolivia, participaron del inicio de la cumbre a través del servicio de video chat Zoom. 

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí