Carta abierta a la comunidad judía en Chile  

0
888

por Hugo Farías Moya

Lo primero que debo aclarar, que no tengo sangre Palestina ni árabe en mis venas, ni en mis antepasados. Tampoco tengo sangre ni ancestros del medio oriente. Soy un chileno común, que nació en el seno de una familia de la clase obrera de Chile.

Después de esta aclaración comento, he tenido conocimiento con estupor de la carta que la comunidad Judía en Chile se refirieron a una manifestación de los estudiantes de la Universidad de Chile, que desplegaron una enorme bandera de Palestina en la casa central de su Universidad, en protesta por el genocidio que viene cometiendo esa entidad terrorista de Israel por casi 76 años. Dice la Comunidad judía en Chile, “que los estudiantes cruzaron todos los límites de la tolerancia y respeto hacia el pueblo judío”. Entonces viene la pregunta: ¿los límites de esa entidad invasora de Israel sobre Palestina es el exterminio total de su población o la expulsión definitiva de su territorio ancestral?

Lo que ocurre hoy en Cisjordania y la Franja de Gaza es muy superior en brutalidad y crímenes de la población civil indefensa, que el holocausto judío que sufrieron en carne propia de las manos de la Alemania NAZI. Ni Adolfo Hitler llegó a tanto en el Gueto de Varsovia. Ahora Israel está matando de hambre, de bombardeos y de incursiones militares, a dos millones y medio de palestinos. Hasta hoy ha asesinado a 35 mil personas, más de un tercio de ellos son niños.  También ha destruido casi todos los hospitales, universidades, colegios y centros de niños en la Franja de Gaza. ¿Cuáles son los límites que tiene Israel para acabar con este Genocidio?

Con esta declaración pública se le terminaron todos los argumentos de ser un pueblo oprimido. Hoy claramente Israel son el ejército terrorista e invasor de Palestina. Ya la reserva moral que tenían sobre el mundo occidental se les acabo. Hoy la Comunidad judía de Chile se ha ganado el desprecio de la opinión pública de Chile. Quedaron aislados en su argumentación.

Les quiero recordar que, en todo el mundo, principalmente en Estados Unidos y Europa, la Comunidad judía de esos países ha salido a protestar en forma masiva en contra del genocidio en Gaza. Al grito de: NO EN NUESTRO NOMBRE, han condenado la masacre que hoy tiene cubierto el territorio de Palestina el ejército criminal SIONISTA. Ellos, me refiero a la comunidad mundial de judíos logran hacer la diferencia abismante entre ser judío y sionista. Logran aclarar al mundo que el SIONISMO es una ideología política supremacista y que no tiene ninguna semejanza con ser judío.

Hace 122 años atrás Teodoro Herzl criticó severamente la idea de que los judíos eran superiores a otros seres humanos y que merecían privilegios especiales en el futuro Estado. El Estado que imaginaba tenía la misión de servir como hogar nacional para el pueblo judío, pero otorgando derechos iguales a todos sus habitantes. Herzl escribió: “No preguntamos a qué raza o religión pertenece un hombre. Si es un hombre, eso nos basta”.

Teodoro Herzl temía que, si los judíos se dejaban tentar por las ideas sionistas de Geyer, el Estado estaría en riesgo de destrucción. El deber de los judíos, escribió Herzl, era apoyar “el liberalismo, la tolerancia y el amor a la humanidad. Sólo entonces Sion será verdaderamente Sion” Pero si eligen a un extremista sionista como Geyer, no merecerán que el sol de nuestra Tierra Santa brille sobre ustedes”.

Así eran las proféticas palabras de Teodoro Herzl en 1902. Que lamentablemente se están cumpliendo hoy a 122 años de ser pronunciadas.

“Las opiniones vertidas en este espacio son de exclusiva responsabilidad de quien la emite y no representa necesariamente el pensamiento de 360 Noticias”

Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí