Bolivia demanda profesionales especializados para industrializar el litio

0
416

Diego Jaramillo

Santa Cruz (Bolivia), 4 nov (Sputnik).- La industrialización de litio en Bolivia demanda profesionales técnicos e ingenieros, altamente especializados en áreas químicas, industriales y financieras que, en alianza con universidades estatales, el Gobierno busca formar, según explicó el jefe de Desarrollo e Investigación de Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB), Benigno Mamani, en entrevista con la Agencia Sputnik.

“Hemos firmado varios convenios, con casas de estudios como la Universidad Técnica de Oruro, la Tomás Frías de Potosí, la San Andrés de La Paz, y la San Simón de Cochabamba para que podamos trabajar de manera conjunta y poder captar a esos profesionales que tienen interés en recursos evaporíticos, como el litio”, explicó.

YLB fue creada por el Gobierno boliviano en 2017, con la visión de industrializar el litio, y actualmente requiere ingenieros químicos, industriales, civiles, físicos, geólogos, electromecánicos y técnicos mecánicos, eléctricos, metalúrgicos, entre otros.

“En la explotación de litio, primero se requieren ingenieros químicos, físicos, en metalurgia, que tienen que ver con el proceso de extracción de la salmuera en los salares. Después en el tratamiento industrial, es decir en la obtención de la materia prima para las plantas, también se requieren técnicos eléctricos, mecánicos, electromecánicos y de diferentes especialidades”, detalló.

En el primer semestre de 2022, Bolivia exportó 400 toneladas de carbonato de litio, por un valor de 36 millones de dólares, a China y Rusia, y proyecta en los próximos años lograr la comercialización a escala industrial.

Para ello, YLB también firmó convenios con el Ministerio de Educación, para enviar profesionales bolivianos al extranjero a formarse en especialidades, que ayuden a posicionar al país en el mapa mundial de los mayores productores de litio.

“Para la obtención de los materiales catódicos (para baterías) se requieren profesionales con alta especialización”, indicó.

El Ejecutivo detalló que también están captando a bolivianos que se formaron en el extranjero mediante becas o iniciativa propia para trabajar en la empresa estatal.

“Estamos captando profesionales que se formaron en el extranjero (en Rusia) y seguiremos promoviendo, porque en el caso del litio, Bolivia es nuevo en el rubro. Ahora estamos socializando en las universidades y unidades educativas para que se interesen y en el futuro sean parte de la corporación de YLB”, expresó.

Con reservas de litio de 21 millones de toneladas en salares en Potosí (suroeste), según el Servicio Geológico de Estados Unidos, Bolivia forma parte del parte del “Triángulo del Litio” junto a Argentina (19 millones de toneladas) y Chile (9 millones de toneladas), que concentran en conjunto las mayores reservas del mundo.

INDUSTRIA DEL LITIO

En Bolivia, actualmente se trabaja con la tecnología de Extracción Directa de Litio (EDL) para lograr una producción más competitiva, en factorías piloto y pruebas de campo, que finalmente permitirán diseñar las plantas industriales.

El proyecto de la explotación de litio impulsado por YLB está en una etapa de pruebas de EDL, con seis empresas internacionales como Uranium One Group (Rusia), Catl Brunp & Cmoc, Citic Guaon/Crig, Xinjiang Tbea Group, Fusion Enertech, (las cuatro de China) y Lilac Solutions (EEUU).

El viceministro de Altas Tecnologías Energéticas, Álvaro Arnez, informó que el Gobierno boliviano tiene como prioridad involucrar a los jóvenes profesionales en los proyectos de industrialización del litio en el país.

“Ha sido una instrucción de nuestro presidente Luis Arce, de que a los jóvenes hay que priorizarlos dentro de la etapa de ciencia y tecnología para que puedan incorporarse a nuestras empresas estratégicas”, indicó a la prensa estatal, el 17 de octubre.

Por tanto, coordina con las universidades e institutos técnicos la creación de programas y especializaciones relacionadas a la industrialización de litio.

“Todas las ingenierías son aplicadas en procesos productivos en YLB”, señaló.

La mano de obra especializada y de técnicos, por ejemplo, es requerida para la planta de carbonato de litio, con capacidad para producir 15.000 toneladas anuales, ubicada en el departamento de Potosí (suroeste), que hoy tiene un 90 por ciento de avance de obras, y entrará en operaciones en 2023.

Aunque no hay una fecha concreta para alcanzar la cima de la industrialización del litio en Bolivia, con la EDL existe la posibilidad de acelerar el proceso, permitiendo al país posicionarse en el mercado de esta industria en 2025, según aseguró Arnez a la Agencia Sputnik, en junio.

El proyecto boliviano está clasificado a escala mundial entre aquellos que, en circunstancias óptimas, alcanzarán la producción esperada entre 2025 y 2030, de acuerdo con el estudio “No todo lo que brilla blanco es litio”, publicado en mayo por el Centro de Documentación e Información de Bolivia (Cedib).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí