Putin y Díaz-Canel inauguran un monumento a Fidel Castro en Moscú

0
194

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, y su homólogo cubano, Miguel Díaz-Canel, participaron en la inauguración de un monumento al líder de la revolución cubana, Fidel Castro (1926-2016), en una plaza de la capital de Rusia, Moscú.

Se trata de un monumento de bronce de tres metros de altura, que representa a Fidel con uniforme militar con su tradicional boina, de pie sobre un bloque de piedra con el mapa de Cuba. Según los materiales del servicio de prensa del Kremlin, el monumento representa el camino heroico de un hombre que defendía los derechos de la gente en su país.

Putin remarcó la amistad entre los dos pueblos, entablada por el líder de la revolución cubana. Castro, señaló, es “un símbolo de una época entera, de los movimientos de liberación nacional, de la caída del sistema colonial y de la creación de nuevos Estados independientes en América Latina y África”.

El monumento al líder de la revolución cubana, Fidel Castro (1926-2016), en Moscú

El presidente ruso también pidió a Díaz-Canel que transmitiera sus mejores deseos a Raúl Castro, expresidente cubano y hermano menor de Fidel.

A su vez, Miguel Díaz-Canel reafirmó los vínculos de amistad y solidaridad que unen a la nación isleña con Rusia.

“Hoy ante ustedes, ratificamos, que la nueva generación de cubanos que viene ocupando de manera paulatina y ordenada funciones estatales y gubernamentales en el país, está comprometida fielmente con la continuidad de los vínculos de amistad y solidaridad con Rusia”, resaltó.

El líder transmitió “la lealtad al legado” de Fidel y de su hermano, el también expresidente cubano Raúl Castro “respecto a la amistad que durante muchos años construyeron con la Unión Soviética y luego con la Federación de Rusia”.

“Los lazos entre Rusia y Cuba son indestructibles. Fidel fundó sus bases. Raúl las desarrolló y nosotros les daremos continuidad. Moscú sabe que podrá seguir contando con La Habana”, destacó.

Según Díaz-Canel, Fidel comprendió muy bien “los lazos de fraternidad que han unido a ambas naciones”, así como “admiró la grandeza del pueblo soviético durante la Gran Guerra Patria (1941-1945), su humanismo y la capacidad de sacrificio para salvar a la humanidad del fascismo”.

“Visitó la Unión Soviética por primera vez en 1963, y recorrió por más de 40 días sus ciudades más relevantes, entre ellas Leningrado [actual San Petersburgo], a la cual siempre veneró por su resistencia épica contra el bloqueo de las tropas fascistas”, recordó.

Un viaje calificado por Díaz-Canel de “histórico”, pues consolidó la pasión de Fidel por “este hermano país y la amistad naciente entre los dos pueblos que perdura hasta los actuales días”.

“Hasta sus últimos días, [Fidel] se mantuvo especialmente atento a los acontecimientos de esta gran nación. Seguía cada hecho, cada noticia vinculada a Rusia y otorgaba especial importancia a su papel en la política mundial. Por eso, este monumento es también un homenaje a la amistad ruso-cubana, que está forjada en bases muy sólidas”, enfatizó.

Además, declaró que Fidel “conoció y admiró a Yuri Gagarin y a Valentina Tereshkova, dos de los grandes cosmonautas rusos”, así como mantuvo “cordiales relaciones con los líderes soviéticos y rusos”, incluido el presidente de Rusia, Vladímir Putin, a quién el exlíder pudo conocer cuando viajó a Cuba en diciembre de 2000 y en julio de 2014.

Díaz-Canel agradeció la presencia de Putin en la solemne ceremonia de inauguración del monumento en la plaza de Sokol, así como la asistencia de “los miembros de la Sociedad Geográfica de Rusia, la Duma de la ciudad de Moscú, y especialmente al escultor Alexéi Chebanenko”.

El presidente cubano llegó a Moscú el 19 de noviembre, en el marco de su gira internacional que incluye visitas a Argelia, Turquía, Rusia y China, entre el 16 y el 27 de noviembre. Durante su estancia en Moscú, el líder cubano se reunirá con el presidente de Rusia, Vladímir Putin, el 22 de noviembre.

Asimismo, el 21 de noviembre, el líder cubano asistió a una ceremonia para depositar una ofrenda floral en la Tumba del Soldado Desconocido en Moscú, un monumento en honor a los combatientes caídos durante la Gran Guerra Patria (1941-1945).

El alto funcionario cubano recibió la invitación del presidente ruso para “venir a Rusia, sostener conversaciones y participar en la apertura del monumento al comandante Fidel Castro”, afirmó a mediados de noviembre el embajador cubano en Rusia, Julio Antonio Garmendía Peña.

El revolucionario cubano Fidel Castro falleció en 2016 a los 90 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí