Los tres mensajes clave de San Petersburgo a la mayoría mundial

0
70

por Pepe Escobar

(360Noticias) En el año de la presidencia rusa de los BRICS, el Foro Económico Internacional de San Petersburgo (SPIEF) tenía que ofrecer algo especial.

Y así fue: más de 21.000 personas en representación de nada menos que 139 naciones, un verdadero microcosmos de la Mayoría Global, debatieron todas las facetas del impulso hacia un mundo multipolar, multinodal (la cursiva es mía) y policéntrico.

San Petersburgo, más allá de todas las redes de contactos y la frenética negociación de acuerdos -78.000 millones de dólares en sólo tres días-, elaboró tres mensajes clave entrelazados que ya resuenan en toda la Mayoría Global.

Mensaje número uno:

El Presidente Putin, un «ruso europeo» y verdadero hijo de esta deslumbrante y dinámica maravilla histórica junto al Neva, pronunció un detalladísimo discurso de una hora sobre la economía rusa en la sesión plenaria del foro.

La conclusión clave: mientras Occidente colectivo lanzaba una guerra económica total contra Rusia, el Estado civilizado le daba la vuelta y se situaba como la 4ª economía del mundo por paridad de poder adquisitivo (PPA).

Putin demostró que Rusia aún tiene potencial para poner en marcha nada menos que nueve cambios estructurales globales de gran envergadura, un impulso total que afecta a las esferas federal, regional y municipal.

Todo está en juego: desde el comercio mundial y el mercado laboral hasta las plataformas digitales, las tecnologías modernas, el refuerzo de las pequeñas y medianas empresas y la exploración del fenomenal potencial aún sin explotar de las regiones rusas.

Lo que quedó perfectamente claro es cómo Rusia logró reposicionarse más allá de esquivar el tsunami de sanciones -ilegítimas- para establecer un sistema sólido y diversificado orientado al comercio mundial -y completamente vinculado a la expansión de los BRICS-. Los Estados amigos de Rusia ya representan las tres cuartas partes del volumen de negocio comercial de Moscú.

El énfasis de Putin en el impulso acelerado de la Mayoría Global para reforzar la soberanía estaba directamente relacionado con el Occidente colectivo haciendo todo lo posible -más bien, lo peor- para socavar la confianza en su propia infraestructura de pagos.

Y eso nos lleva a… Glazyev y Dilma sacuden el barco.

Mensaje número dos:

Ese fue sin duda el mayor avance en San Petersburgo. Putin declaró cómo los BRICS están trabajando en su propia infraestructura de pagos, independientemente de la presión/sanciones del Occidente colectivo.

Putin mantuvo una reunión especial con Dilma Rousseff, presidenta del Nuevo Banco de Desarrollo (NBD) de los BRICS. Hablaron en detalle sobre el desarrollo del banco – y sobre todo, como confirmó más tarde Rousseff, sobre La Unidad, cuyos lineamientos fueron revelados por primera vez en exclusiva por Sputnik: una forma apolítica y transaccional de pagos transfronterizos, anclada en oro (40%) y monedas BRICS+ (60%).

Al día siguiente de reunirse con Putin, la presidenta Dilma tuvo un encuentro aún más crucial, a las 10 de la mañana, en una sala privada del SPIEF, con Sergey Glazyev, ministro de Macroeconomía de la Unión Económica de Eurasia (UEEA) y miembro de la Academia Rusa de Ciencias.

Glazyev, que ya había respaldado académicamente el concepto de la Unidad, explicó todos los detalles a la Presidenta Dilma. Ambos se mostraron muy satisfechos con la reunión. Una radiante Rousseff reveló que ya había hablado de la Unidad con Putin. Se acordó celebrar una conferencia especial en el NDB de Shanghai sobre la Unidad en septiembre.

Esto significa que el nuevo sistema de pagos tiene todas las posibilidades de estar en la mesa durante la cumbre de los BRICS en octubre en Kazán, y ser adoptado por los actuales BRICS 10 y el futuro próximo, ampliado BRICS+.

Ahora a…

Mensaje número tres:

Tenía que ser, por supuesto, sobre el BRICS, que todos, Putin incluido, subrayaron que se ampliará significativamente. La calidad de las sesiones relacionadas con los BRICS en San Petersburgo demostró cómo la Mayoría Global se enfrenta ahora a una coyuntura histórica única, con una posibilidad real, por primera vez en los últimos 250 años, de ir a por todas para un cambio estructural del sistema-mundo.

Y no se trata sólo de los BRICS.

En San Petersburgo se confirmó que no menos de 59 naciones -y contando- planean unirse no sólo al BRICS, sino también a la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) y a la Unión Económica de Eurasia (UEEA).

No es de extrañar: estas organizaciones multilaterales se han establecido finalmente en la vanguardia del impulso hacia el multimodal (la cursiva es mía) -y citando a Putin en su discurso- «armónico mundo multipolar».

Las principales sesiones de referencia

Todo lo anterior pudo seguirse, en directo, durante los frenéticos dos días y medio de sesiones del foro. Esta es una muestra de las que posiblemente fueron las más atractivas. Las retransmisiones serán muy útiles como referencia en el futuro, hasta la cumbre de los BRICS en octubre y más allá.

Sobre la Ruta Marítima Septentrional (RMS) y la expansión del Ártico. El mejor lema de la sesión: «¡Necesitamos rompehielos!». El debate esencial para entender cómo las actuales cadenas de suministro del comercio mundial ya no son fiables y cómo la RMS es más rápida, barata y fiable.

Sobre la expansión comercial de los BRICS.

Sobre los objetivos de los BRICS para un verdadero nuevo orden mundial.

Sobre los 10 años de la UEEA.

Sobre la mayor integración entre la EAEU y la ASEAN.

La mesa redonda BRICS+ sobre el Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur (INSTC).

Esta sesión fue especialmente crucial. Los actores clave del INSTC son Rusia, Irán e India, todos ellos miembros del BRICS. Los actores de los márgenes que se beneficiarán del INSTC -desde el Cáucaso hasta Asia Central y Meridional- ya están interesados en formar parte del BRICS+. Igor Levitin, uno de los principales asesores de Putin, fue una figura clave en esta sesión.

La Asociación para la Gran Eurasia (AGE).

Este fue un debate esencial sobre lo que es eminentemente un proyecto de civilización, en contraste con el enfoque excluyente colectivo de Occidente. El debate muestra cómo la AGE se interrelaciona con la OCS, la UEEA y la ASEAN y subraya la inevitable complementariedad del transporte, la logística, la energía y la estructura de pagos en toda Eurasia. Glazyev, el Viceprimer Ministro Alexey Overchuk y la ex Ministra austriaca de Asuntos Exteriores Karin Kneissl -siempre muy aguda- son participantes clave. Extra -asombroso- bonus: Adul Umari, Ministro de Trabajo en funciones en el Afganistán talibán, interactuando con sus socios de Eurasia.

Sobre la filosofía de la multipolaridad.

Conceptualmente, esta sesión interactúa con la del AGE. Ofrece la perspectiva de un conciso diálogo intercivilizacional en el marco de los BRIC+. Entre los participantes figuran Alexander Dugin, la incontenible Maria Zakharova y el profesor Zhang Weiwei, de la Universidad de Fudan.
Sobre policentrismo. Que implica a todas las instituciones de la Mayoría Global: BRICS, OCS, UEEA, CEI, OTSC, CICA, Unión Africana, el renovado Movimiento de Países No Alineados (MNOAL). Glazyev, Maria Zakharova, el senador Pushkov y Alexey Maslov -director del Instituto de Estudios Asiáticos y Africanos de la Universidad Estatal de Moscú- debaten cómo construir un sistema policéntrico de relaciones internacionales.

Mientras el Proyecto Ucrania se encamina al fracaso…

Por último, es inevitable contrastar el ambiente -esperanzador, auspicioso- del SPIEF con el histerismo colectivo de Occidente mientras el Proyecto Ucrania se enfrenta a la perdición. Putin lo dejó muy claro: Rusia prevalecerá, pase lo que pase. El Occidente colectivo puede reavivar «la solución de Estambul», como señaló Putin, pero modificada «en función de la nueva realidad» en el campo de batalla.

Putin también desactivó hábilmente toda la paranoia nuclear prefabricada y sin sentido que infesta los círculos atlantistas.

Aun así, no será suficiente. En los abarrotados pasillos del SPIEF, y en las reuniones informales, había una conciencia total sobre el belicismo alimentado por la desesperación del Hegemón, enmascarado como «defensa». No había ilusiones de que la actual demencia que se hace pasar por «política exterior» esté apostando por un genocidio no sólo por el bien del «portaaviones» en Asia Occidental, sino sobre todo para acobardar a la Mayoría Global hasta la sumisión.

Eso plantearía la seria posibilidad de que la Mayoría Global necesite construir una alianza militar para disuadir esta -planeada- Guerra Global.

Rusia-China, por supuesto, más Irán y una disuasión árabe creíble, con Yemen mostrando el camino: todo eso puede convertirse en una necesidad. Una alianza militar de la Mayoría Global tendrá que aparecer de una manera u otra: ya sea antes del desastre -entrante y planeado- para mitigarlo; o después de que haya envuelto totalmente a Asia Occidental en una guerra monstruosa y despiadada.

Ominosamente, puede que estemos cerca de ese punto. Pero al menos San Petersburgo ofreció destellos de esperanza. Putin: «Rusia será el corazón del mundo armónico multipolar». Así es como se cierra un discurso de una hora.

Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí