Escenarios para el 17 de diciembre de 2023 “A Favor” versus “En Contra”

0
1398

Por Patricio Altamirano Arancibia

A partir de la elección del 7 de mayo de este año 2023, es posible proyectar escenarios sobre el resultado del Plebiscito Constitucional del día 17 de diciembre, entre las opciones “A FAVOR” o “EN CONTRA” de la propuesta constitucional hegemonizada por la ultraderecha chilena, representada en el Partido Republicano.  

A la fecha han transcurrido 6 meses, y solamente resta un mes y fracción para la votación. Las condiciones políticas, económicas y sociales siguen siendo las mismas previas a la votación del 7 de mayo.  

El primer escenario sería que el resultado fuese el mismo del 7 de mayo, traspasado en lógicas “A FAVOR” y “EN CONTRA” para el 17 de diciembre, lo cual se muestra en la Tabla N°1.

Este escenario se mantiene en las mismas votaciones que se dieron el 7 de mayo, cuya característica fue una alta votación de la ultraderecha, representada en el Partido Republicano, que alcanzando un 35,4%, en conjunto con la derecha (21,1%) y el partido de la Gente (5,1%) llegó a un 62,0% del electorado válido, obteniendo una mayoría absoluta de los votos.  Esta situación extraordinaria se dio, porque la votación “Nulo” alcanzó el record de 17%, produciendo la sobre representación de la Ultraderecha y de la Derecha, en desmedro de las opciones de Centro y de Izquierda. Esta confluencia de factores creó las condiciones   para que la propuesta constitucional tuviera una orientación de ultraderecha. En el primer escenario gana el A FAVOR por 62%, en forma inapelable.  

Sin embargo, este escenario es muy poco probable, sobre todo porque la votación “nulo” bajará significativamente, y a la vez, sigue intactas la rabia contra la casta política, representada desde Republicanos hasta el Partido Comunista, donde la ciudadanía percibe que “los políticos” se arreglan entre ellos, sin importarles nada.   

En la votación “nulo” del 7 de mayo, confluyeron dos segmentos: por un lado, una fracción de la ultraderecha que cuestionaba al Partido Republicano, porque se incorporaba a la cofradía de la casta política, y se sumaba a un proceso constitucional hegemonizado por Macaya, el presidente de la UDI, situación que el propio Partido Republicano había rechazado. También confluía un sector de la izquierda que rechaza de pleno a la casta política y su cocina constitucional.       

Un segundo escenario se puede configurar si la votación de las candidaturas independientes y los votantes nulos pasan a votar EN CONTRA, ya que su motivación fue rechazar la casta política y sus acuerdos. Por esa razón no votaron por ninguno de ellos, y estas demandas persisten, y aún no están resueltas. Se considera que los votantes válidos indígenas del 7 de mayo, en diciembre votarán nulo como un total rechazo al proceso, debido a que las demandas de los pueblos originarios siguen sin resolverse. El resto de los votantes se mantienen estables, como se muestra en la Tabla N°2 

Pese a este gran cambio electoral, en que los votantes nulos pasan a votar “EN CONTRA”, se impone de igual manera la opción “A FAVOR” con un 51%, en forma muy estrecha. Si fuera de esa manera, sería un triunfo muy poco contundente, y sería entendido como un cuasi empate.  

Hay un tercer escenario que es más probable, considerando que la votación “nulo” del 7 de mayo pase a votar EN CONTRA, y que, además, la votación de la ultraderecha obtenida por el partido Republicano, y del conjunto de la derecha, el 7 de mayo baje en 1 millón de votos, producto, de dos factores, uno interno, y otro externo. El resultado se puede apreciar en la Tabla N°3.

La vertiente de ultraderecha que votó “nulo” el 7 de mayo, ahora crece, y opta por la opción “EN CONTRA”, con lo cual le arrebata el voto “duro” al Partido Republicano. Esta postura la encabeza Rojo Edwards, quien ha mantenido una disputa por meses con José Antonio Kast, que le significó ser derrotado en la postulación a la presidencia de ese partido; la disputa se acentúa, y se produce un estallido electoral en el seno de la ultraderecha, que ahora suma a Teresa Marinovic, Vanessa Kaiser, Gloria Naveillán, Rojo Edwards, Ivan Poduje, Gonzalo de la Carrera, Johannes Kaiser, Alejandro Kusanovic, Juan Castro Prieto y Enrique Lee. Incorpora al Partido de la Gente, representado en Yovana Ahumada y Víctor Pino. Adhiere el Partido Social Cristiano, representado en Roberto Arroyo. Todos ellos harán disminuir la votación de la ultraderecha, y de la derecha y pasarán a votar “EN CONTRA”. Con esto las posibilidades de José Antonio Kast y Javier Macaya se ven mermadas, quedando expuestos a la fragmentación de la ultraderecha, que por consiguiente debilita a toda la derecha. Este es un hecho inesperado “que les mueve el piso”.       

Al mismo tiempo el electorado “blando” que el 7 de mayo votó por Republicanos, como rechazo a la casta política, como rechazo a los políticos, gracias a la campaña que inician Rojo Edwards, Marinovic, y sus aliados, serán quienes mostrarán que el Partido Republicano los traicionó al pactar con la casta política, y se convirtió en un partido más, siendo por tanto muy poco creíble.   

Al mismo tiempo el electorado “blando” que el 7 de mayo que votó Republicanos, que no es de derecha, que es oscilante en sus posiciones políticas, está expuesta a la campaña electoral de la izquierda que votó nulo el 7 de mayo, que madrugó a todos, porque hace meses comenzó a impulsar la formación de comandos en todo Chile por el voto “EN CONTRA”, con el claro objetivo de derrotar la constitución de la ultraderecha, y para hacer ver a los votantes republicanos del 7 de mayo que se están perjudicando si apoyan la constitución de la ultraderecha, y por esta razón es probable que terminen votando “EN CONTRA” de la propuesta constitucional. 

En síntesis, el resultado del 17 de diciembre depende de: 

a) Que el Partido Republicano pueda retener su votación del 7 de mayo, y pueda evitar la fuga de su voto “duro” por la acción de Rojo Edwards, Marinovic, y sus aliados. A la vez tiene que evitar la fuga de sus votos “blandos” que serán afectados por las acciones de la derecha que están “EN CONTRA”, y por la acción de la izquierda, que viene trabajando hace meses por la opción “EN CONTRA”. Si esta fuga de votos se evita gana el “A FAVOR”.

b). – Si toda la votación “Nulo” del 7 de mayo pasa a votar “EN CONTRA”, más la acción de Rojo Edwards y sus aliados, que logran hacer disminuir la votación del “A FAVOR” quitándole votos a Republicanos, claramente gana la opción EN CONTRA. Lo sabremos el 17 de diciembre. 

Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí